El sueño es nutrición para tu mente. Aplica estos 10 consejos y disf – AVIA
Envíos gratis en compras superiores a $60.000

El sueño es nutrición para tu mente. Aplica estos 10 consejos y disfruta de un merecido descanso:

El sueño es nutrición para tu mente. Aplica estos 10 consejos y disfruta de un merecido descanso:

El mundo moderno es cada vez más abundante en estímulos, retos y dinámicas que pueden alterar nuestros hábitos y formas de vida. El trabajo, la familia, nuestra cotidianidad y hasta la forma como comemos y sacamos tiempo para actividades asociadas a nuestra salud y bienestar, se han visto condicionadas o marcadas por la velocidad de la vida actual. No son pocos los estudios que acompañan esta teoría - aunque es realmente fácil intuir que todos estamos siendo afectados directa o indirectamente - y esto puede también estar alterando los importantes ciclos de sueño que nuestro cuerpo necesita. A continuación te compartimos 10 consejos derivados de un informe de la Escuela de Medicina de Harvard (EE UU), en donde nos recomiendan puntos simples para acompañar este momento y evitar los trastornos generados por las horas de insomnio:

 

1. Más ejercicio:

Mantenerse físicamente activo cada día con actividades al alcance de la mano como caminar, correr o nadar, nos aportan tres beneficios clave de cara a obtener un sueño reparador: cuando uno está cansado por el ejercicio se duerme más rápido, consigue un mayor porcentaje de sueño profundo y se despierta con menos frecuencia durante la noche.

 

 

2. La cama es un lugar hecho para descansar:

El resto de actividades como acostarse para ver la televisión, leer libros, consultar las redes sociales, revisar el correo o jugar en el móvil, tableta o portátil, nos impide dormir mejor al final del día.

 

 

3. Horarios y rutinas:

Para conseguir dormir bien necesitamos organizar nuestro sueño y hacerlo de forma responsable. Hay que irse dormir a la misma hora cada día y despertarse también a la misma hora, en la medida de lo posible. Entrenar a nuestro cuerpo de cara al sueño hará que nos durmamos también más rápidamente y nos despertemos más frescos. De hecho nuestro reloj biológico será tan exacto que pronto no necesitaremos de alarmas o ayudas.

 

 

4. Hábitos saludables:

Fumar es un gran enemigo del descanso, aparte de nuestra salud en general. La nicotina provoca en nuestro organismo un efecto estimulante que dificulta que nos quedemos dormidos con facilidad.

 

 

5. Una buena zona de descanso:

El lugar donde duermes debe ser un templo de tranquilidad, paz y silencio. El móvil, el portátil o la televisión deberán estar fuera de la zona de descanso. Lo ideal es que tu cuarto esté oscuro, relativamente fresco y todo lo tranquilo que sea posible. Tu habitación de descanso deberá estar ordenada y con pocos objetos alrededor para facilitar ese ambiente de tranquilidad que requiere un sueño reparador.

 

 

6. Bebidas livianas:

El café, el té o los refrescos pueden apetecer mucho a lo largo del día pero la cafeína nos provocará más dificultad para dormir por la noche y también aumentan la necesidad de despertarse para “visitar el baño” durante la noche.

 

 

7. Descansar de forma natural:

Intenta evitar las pastillas para dormir y consulta con un especialista la forma más eficaz de tomarlas durante el período de tiempo más corto posible. Tener una dependencia de ellas implica que, por razones obvias, no contar con la dosis que tomas, condicione tu descanso.

 

 

8. Moderar el alcohol:

El alcohol deprime el sistema nervioso, lo que ayuda a quedarse dormido, inicialmente. Sin embargo, este efecto desaparece a las pocas horas, lo que provoca que podamos despertarnos varias veces a lo largo de la noche, impidiendo un buen sueño. Además de esto, el alcohol magnifica los ronquidos y otros problemas respiratorios relacionados con el sueño.

 

 

9. Siestas cortas:

Dormir la siesta es beneficioso para continuar con energía el resto del día, pero no si son extensas. Un máximo de 20 minutos nos sentará fenomenal. Más, sólo impedirá que por la noche no consigamos conciliar el sueño.

 

 

10. Si no logras dormirte, levántate:

Quedarse en la cama tras 20 minutos de haberse ido a dormir es un indicador de que no estamos relajados y por eso, nos va a costar quedarnos dormidos. Levántate, ponte a leer un poco, y luego vuelve a la cama. Dar vueltas y vueltas durante horas, no acelerará el proceso.

 

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Buscar nuestro sitio

JABÓN LÍQUIDO HUMECTANTE ANTIBACTERIAL 400mL

Alguien compro

JABÓN LÍQUIDO HUMECTANTE ANTIBACTERIAL 400mL

10 Minutos desde BARRANQUILLA